POLÍTICA NACIONAL DEL SECTOR ENERGÉTICO Y MINERO DEL ECUADOR  2009 -2013

POLÍTICA NACIONAL DEL SECTOR ENERGÉTICO Y MINERO DEL ECUADOR 2007-2011

PDF (click aquí)



1.-    INTRODUCCIÓN

Con el propósito de rescatar los derechos del Estado Ecuatoriano como dueño de los hidrocarburos y recursos minerales y de establecer una política racional de administración del sector eléctrico, el Foro Energético y Minero del Ecuador considera necesario que el Ejecutivo y el Legislativo implementen Políticas de Estado de los sectores Energético, Minero y Ambiental.

Es absolutamente clara la responsabilidad del nuevo Gobierno de administrar eficientemente este sector estratégico que genera mas del 40% de los ingresos económicos del erario nacional con la explotación sustentable de un recurso no renovable como lo es el petróleo,  y que debe orientarse a cumplir con el desarrollo social, entendiendo que el petróleo y los recursos minerales son el capital natural que pertenece a todos los ecuatorianos, motivo por el cual debe ser objeto de un manejo optimo y una explotación racional como herencia para las futuras generaciones.

El presente documento propone cambios estructurales a cumplirse a corto y largo plazo con criterios para un manejo racional del sector bajo la actual estructura en el período de transición.

La viabilidad de los cambios propuestos para el sector energético solamente será posible en la medida en que el próximo gobierno y la Asamblea Constituyente los incorporen dentro de una nueva concepción jurídica del Estado.

El Foro Energético y Minero del Ecuador propone la implementación de una Política de Estado para el Sector Energético en defensa de los intereses nacionales que considere los siguientes aspectos:

Implementación de un Plan Estratégico Indicativo para el Sector Energético y Minero, que incluya Objetivos y Políticas que favorezcan un Desarrollo Sostenible y Sustentable para el Ecuador, y que incluyan aspectos jurídicos, institucionales, operativos, de inversiones y acciones a realizar.

Obligación de diseñar y establecer una moderna Política Energética, que obviamente parta de las fuentes hidrocarburíferas, hídricas y otras que en menor escala dispone como la energía geotérmica, solar, etanol, el hidrógeno, la energía de las olas, los hidratos del fondo marino, etcétera.

El Plan Estratégico Indicativo para el Sector Energético es esencial tanto para coordinar integralmente a sus subsectores (petrolero, eléctrico y energías no convencionales), como para fijar objetivos y medidas de política energética teniendo como referencia los objetivos y  políticas generales del Estado en materia económica, social y ambiental y para facilitar el desarrollo sostenible y sustentable del país.

Los sub-sectores eléctrico y petrolero no pueden seguirse manejando como entidades independientes y hasta autónomas.

Esta Política Energética debe además considerar los siguientes lineamientos comunes:

Seguridad Jurídica.

Establecer un escenario mínimo tecnológico-productivo-económico-socioambiental, a partir del cual se aseguren los previstos ingresos estatales y una razonable utilidad para el inversionista, en una estrategia de negocios que posibilite se cumpla con el principio económico de Ganar-Ganar.

Fortalecer las Empresas Públicas y los Organismos de Investigación y Desarrollo y de Fiscalización y Control, al margen de intereses político partidistas.

Eliminar ingerencia político-partidista que implica altos niveles de discrecionalidad en la conformación de los principales cargos directivos y por ende en la toma de decisiones.

Profesionalizar la gestión, por lo que se deben designar para las diversas funciones a personas que reúnan un perfil que considere: conocimiento y experiencia en el área designada, honestidad y honradez probadas, clara conciencia social y ambiental, experiencia en gestión administrativa, y no representar a intereses partidistas o económicos particulares.

Desarrollar y fortalecer la Industria Nacional para limitar la salida de divisas y permitir una mayor creación y generación de fuentes de trabajo.  Además profesionalizar a técnicos nacionales, posibilitando así mejores condiciones para el desarrollo tecnológico nacional, y creando condiciones para la disminución de costos de bienes y servicios y una menor dependencia extranjera.

Promulgar una nueva Ley de Ejercicio Profesional de la Ingeniería y su Reglamento, la misma que debe considerarse básicamente a los requisitos para el Ejercicio de la Ingeniería para ecuatorianos y extranjeros, el porcentaje mínimo del 80 % de profesionales ecuatorianos en las Empresas, designación de Representante Técnico Ecuatoriano, y contratación de profesionales de la Ingeniería extranjeros.

Fortalecer el desarrollo de actividades de investigación, innovación y transferencia tecnológica con el soporte  de las Universidades y Centros de Investigación.

Mantener un equilibrio entre las reservas y su producción,  la prevención y conservación del medio ambiente y el respeto y apoyo a las actividades productivas, culturales y recreacionales de la población ubicada en las zonas de influencia directa de las operaciones hidrocarburíferas, mineras, eléctricas y otras.

Recurrir a la Cooperación y Asistencia Técnica Internacional, preferentemente de los Países Andinos y Latinoamericanos, de manera que podamos enfrentar solidaria e integrada los retos energéticos en condiciones de mutuo beneficio para las partes.

 

REGRESAR